Alto do Cebreiro, foto Paco Castro ofm

Es un anhelo profundo del ser humano, la paz del corazón.
Ella tiene muchos enemigos. Uno de los más poderosos, es la lengua malvada, el labio mentiroso, la lengua embustera.
Dicen los Proverbios: La riqueza que amasa la lengua embustera se esfuma como el humo y  es  una trampa mortal.
Como el salmista, con la lengua y el corazón, decreta  jaculatorias y mantras: ¡Cómo proclamo la PAZ!
Hasta mañana, bendiciones.

SALMO 120 (119)

En mi angustia clamé al Señor
y él me respondió.
Señor, líbrame del labio mentiroso,
de la lengua embustera.

¿Qué te dará y qué te añadirá,
lengua embustera?

–Flechas de arquero afiladas
y brasas de retama.

¡Ay de mí, emigrado cerca de Masac,
acampado junto a las tiendas de Cadar!

Habito demasiado cerca
de quien odia la paz.

Yo, ¡cómo proclamo la paz!
¡y ellos prefieren la guerra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.