Córdoba- Argentina, foto Grace Montiel

El ser humano necesita sentirse seguro, protegido. Como peregrinos en el planeta tierra a veces parece que estamos desamparados. De ahí que el salmista busque auxilio,  alguien que le guarde, que no duerma…, Dios.
Recuerdo ahora, la canción colombiana -que viene como anillo al dedo para este salmo- que dice: “oye, abre los ojos, mira hacia arriba, disfruta las cosas buenas que tiene la vida…
Jaculatoria- mantra- decreto: ¿De dónde me vendrá el auxilio?
Hasta mañana, bendiciones.

SALMO 121-120

Levanto mis ojos a los montes:
¿de dónde me vendrá el auxilio?
El auxilio me viene del Señor,
que hizo el cielo y la tierra.

No permitirá que resbale tu pie,
tu guardián no duerme;
no duerme ni reposa
el guardián de Israel.

El Señor te guarda a su sombra,
está a tu derecha;
de día el sol no te hará daño,
ni la luna de noche.

El Señor te guarda de todo mal,
él guarda tu alma;
el Señor guarda tus entradas y salidas,
ahora y por siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.