Foto Paco Castro ofm

A poca experiencia que pueda tener una persona en el mundo del espíritu, en seguida se dará cuenta que sol@ no puede. Que las batallas internas y externas que se nos plantean son demasiado para una persona que confía solo en sus fuerzas. Uno aprende a caminar en brazos del Creador del Cielo y la Tierra.
Jaculatoria- mantra- decreto: «Nuestro auxilio es el Nombre del Señor que hizo el Cielo y la tierra«.
Paz y bien, bendiciones.

SALMO 124 (123)

Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte
– que lo diga Israel -,
si el Señor no hubiera estado de nuestra parte,
cuando nos asaltaban los hombres,
nos habrían tragado vivos:
tanto ardía su ira contra nosotros.

Nos habrán arrollado las aguas,
llegándonos el torrente hasta el cuello;
nos habrían llegado hasta el cuello
las aguas espumantes.

Bendito el Señor, que no nos entregó
como presa a sus dientes;
hemos salvado la vida como un pájaro
de la trampa del cazador:
la trampa se rompió y escapamos.

Nuestro auxilio es el nombre del Señor,
que hizo cielo y la tierra.

2 thoughts on “Salmo 124 (123), cada día diecinueve de mayo, nuestro auxilio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.