Ravello Italia
Ravello Italia

Dice el Quohelet, del Antiguo Testamento: “Hay bajo el sol un momento para todo, y un tiempo para hacer cada cosa: Tiempo para nacer, y tiempo para morir; tiempo para plantar, y tiempo para arrancar lo plantado;  tiempo para llorar y tiempo para reír; tiempo para gemir y tiempo para bailar;..
No te agobies, si estás en tiempo de plantar, ya cosecharás; siembra con amor tu semilla.
Si estás en tiempo de cosechar, cosecha, con alegría; ya llegará de nuevo el tiempo de la siembra.
Verás cómo terminarás cantando como el salmista, el Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres. Te propongo que repitas este mantra-jaculatoria durante la jornada: ¡Señor, que mi lengua se llene de cantares!
Paz y Bien, bendiciones.

SALMO 126-125

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión,
nos parecía soñar:
la boca se nos llenaba de risas,
la lengua de cantares.

Hasta los gentiles decían:
«El Señor ha estado grande con ellos».
El Señor ha estado grande con nosotros,
y estamos alegres.

Que el Señor cambie nuestra suerte,
como los torrentes del Negueb.
Los que sembraban con lágrimas,
cosechan entre cantares.

Al ir, iba llorando,
llevando la semilla;
al volver, vuelve cantando,
trayendo sus gavillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *