Isla de Capri- Italia

Lo ideal es -dicen algunos- vivir  sin trabajar.
El trabajo es una bendición doble.
Primero, con el trabajo uno da, colabora, participa en la construcción del mundo.
Segundo: A nivel espiritual, participa en la Creación de Dios.
El trabajo hecho con conciencia, con amor, con alegría, con paz…
Bendice cada día tu trabajo, tu misión en la vida.
Jaculatoria- Mantra- Decreto: Comerás del fruto de tu trabajo.
Hasta mañana, bendecido día de trabajo.

 

Salmo 127

¡Dichoso el que teme al Señor
y sigue sus caminos!

Comerás del fruto de tu trabajo,
serás dichoso, te irá bien;
tu mujer, como una vid fecunda,
en medio de tu casa;

Tus hijos, como renuevos de olivo,
alrededor de tu mesa:
ésta es la bendición del hombre
que teme al Señor.

Que el Señor te bendiga desde Sión,
que veas la prosperidad de Jerusalén
todos los dáas de tu vida;
que veas a los hijos de tus hijos.
¡Paz a Israel!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.