Alto do Cebreiro. Camino de Santiago, foto, Fray Paco Castro ofm

Se ha corrido como una voz popular que dice que lo ideal es vivir bien y sin trabajar.
El trabajo es una bendición doble.
Primero, con el trabajo uno da, colabora, participa en la construcción del mundo.
Segundo: A nivel espiritual, participa en la Creación de Dios.
El trabajo, más allá de que saquemos  los  recursos para vivir, nos humaniza, nos eleva, nos diviniza.
El trabajo hecho con conciencia, con amor, con alegría, con paz…
Bendice cada día tu trabajo.
Jaculatoria- Mantra- Decreto: Comerás del fruto de tu trabajo.
Hasta mañana, bendecido día de trabajo.

Salmo 128 (127)

¡Dichoso el que teme al Señor
y sigue sus caminos!

Comerás del fruto de tu trabajo,
serás dichoso, te irá bien;
tu mujer, como una vid fecunda,
en medio de tu casa;

tus hijos, como renuevos de olivo,
alrededor de tu mesa:
ésta es la bendición del hombre
que teme al Señor.

Que el Señor te bendiga desde Sión,
que veas la prosperidad de Jerusalén
todos los dias de tu vida;
que veas a los hijos de tus hijos.
¡Paz a Israel!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.