salmo-12-meirino-fernandezUna oración que muchas personas repiten con frecuencia, ¿hasta cuándo?¿Hasta cuándo? El mismo salmista propone un camino que te ayudará a entender, el “¿hasta cuándo?”, hasta que tus ojos tengan luz. Cuando la luz guía tus pasos ya nadie podrá engañarte ni hacerte perder, como dice el salmo, la alegría. Nada ni nadie podrá pararte. Buen día, hasta mañana, bendiciones.

SALMO 13-12

¿Hasta cuándo, Señor, me olvidarás?,
¿eternamente?
¿Hasta cuándo me ocultarás tu rostro?

¿Hasta cuándo estaré angustiado,
con el corazón apenado todo el día?
¿Hasta cuándo triunfará mi enemigo?

Mírame, respóndeme, Señor, Dios mío,
da luz a mis ojos, o me dormiré en la muerte.

Que no diga mi enemigo: lo he vencido,
ni mi adversario se alegre de mi fracaso.

Pero yo confío en tu benevolencia,
mi corazón se alegra por tu ayuda;
cantaré al Señor por el bien que me ha hecho.