Cañón del Sil
Cañón del Sil

-¡Es increíble, no aguanto más -me dice desconsolado- no aguanto más! Lleva cuenta de todo, de todo. 
-¿Lleva bien la economía, pues?
-No, bueno también de la economía, pero de lo que lleva cuenta es de todo lo malo que he hecho desde que vivimos juntos, las veces que hemos discutido, las veces que he dejado la toalla en el piso, las veces, con números y todo, que le he gritado…., todo y cada uno de lo que le he hecho…, y…, no aguanto más….
Si Dios hiciera así con cada uno de nosotros…., dice el salmista de hoy, ¡¿qué nos pasaría?!
Te propongo este mantra-jaculatoria para hoy ¡Del Señor viene la misericordia!
Día de reconciliación y paz. Hasta mañana.

SALMO 130-129

Desde lo hondo a ti grito, Señor;
Señor, escucha mi voz;
estén tus oídos atentos
a la voz de mi súplica.

Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?
Pero de ti procede el perdón,
y así infundes respeto.

Mi alma espera en el Señor,
espera en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora.

Aguarde Israel al Señor,
como el centinela la aurora;
porque del Señor viene la misericordia,
la redención copiosa;
y él redimirá a Israel
de todos sus delitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *