Dos buenas preguntas:
1. ¿Tu corazón es ambicioso?
2. ¿Tus ojos altaneros?
Respuestas:
1. Solo los humildes de corazón entienden a Dios
2. Sólo los de mirada limpia.
los que son «como niños» -limpios de mirada y corazón- entienden
Afirmación -Jaculatoria- mantra- decreto: Acallo y modero mis deseos.

Salmo 130

Señor, mi corazón no es ambicioso,
ni mis ojos altaneros;
no pretendo grandezas
que superan mi capacidad;
sino que acallo y modero mis deseos,
como un niño en brazos de su madre.

Espere Israel en el Señor
ahora y por siempre.

One thought on “Salmo 130, cada día doce de febrero, acallo mis deseos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.