Una de las misiones del rey David era hacer una mansión, una casa a Yhavé- Dios.
Si uno mira alrededor verá que muchas personas «viven» para lo mismo, para hacerse una mansión, tener una gran casa…(Es algo humano y digno tener su propia casa)
La verdadera mansión de Dios es el corazón del ser humano.
Dios habita en ti o, quizás sea mejor, tú habitas en Él.
Jaculatoria- Mantra- Decreto- Afirmación: «Levántate, Señor, ven a tu mansión«.
¡Feliz día del trabajo!

Salmo 131 A

Señor, tenle en cuenta a David
todos sus afanes:
cómo juró al Señor
e hizo voto al Fuerte de Jacob:

«No entraré bajo el techo de mi casa,
no subiré al lecho de mi descanso,
no daré sueño a mis ojos,
ni reposo a mis párpados,
hasta que encuentre un lugar para el Señor,
una morada para el Fuerte de Jacob.»

Oímos que estaba en Efrata,
la encontramos en el Soto de Jaar:
entremos en su morada,
postrémonos ante el estrado de sus pies.

Levántate, Señor, ven a tu mansión,
ven con el arca de tu poder:
que tus sacerdotes se vistan de gala,
que tus fieles te aclamen.

Por amor a tu siervo David,
no niegues audiencia a tu Ungido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.