Parque Iguazú, Argentina, foto Adrián Nava

El dinero, los autos, los coches, las estatuas de los santos, las imágenes de las Vírgenes…, dice el salmo, «tienen orejas pero no oyen, son hechura de manos humanas…«. Son oro y plata…, nada más.
Dios escucha, habla, conversa, es un ser vivo que se mueve en el mundo contigo y, al mism,o trasciende el Universo.
Por eso el corazón puro repite con frecuencia…
Jaculatoria- Mantra- Decreto: «Bendecid al Señor«.
Tercer día  del Decenario al Espíritu Santo, haz clik aquí.
Paz y bien. Bendiciones.

Salmo 135 (134) II

Señor, tu nombre es eterno;
Señor, tu recuerdo de edad en edad.
Porque el Señor gobierna a su pueblo
y se complace de sus siervos.

Los ídolos de los gentiles son oro y plata,
hechura de manos humanas:
tienen boca y no hablan,
tienen ojos y no ven,

tienen orejas y no oyen,
no hay aliento en sus bocas.
Sean lo mismo los que los hacen,
cuantos confían en ellos.

Casa de Israel, bendice al Señor;
casa de Aarón, bendice al Señor;
casa de Leví, bendice al Señor;
fieles del Señor, bendecid al Señor.

Bendito en Sión el Señor,
que habita en Jerusalén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.