Tres Fronteras (Iguazú), foto  Omar Specchiulli

«Por más grande que sea nuestra admiración por ti, Señor, tu gloria supera lo que nuestra lengua puede expresar».
«Alabanza a ti, para quien todas las cosas son fáciles, porque eres todopoderoso».
Textos de Efrén de Siria, en el siglo IV.
Alabar y dar gracias, engrandece más al que lo practica que al que las recibe.
Octavo día  del Decenario al Espíritu Santo, haz clik aquí.
Jaculatoria- Decreto- Mantra: Te doy gracias, Señor, de todo corazón.
Paz y bien.

 

 

 

 

 

 

 

SALMO 138-137

Te doy gracias, Señor, de todo corazón;
delante de los ángeles tañeré para ti,
me postraré hacia tu santuario,
daré gracias a tu nombre:

por tu misericordia y tu lealtad,
porque tu promesa supera a tu fama;
cuando te invoqué, me escuchaste,
acreciste el valor en mi alma.

Que te den gracias, Señor, los reyes de la tierra,
al escuchar el oráculo de tu boca;
canten los caminos del Señor,
porque la gloria del Señor es grande.

El Señor es sublime, se fija en el humilde,
y de lejos conoce al soberbio.

Cuando camino entre peligros,
me conservas la vida;
extiendes tu brazo contra la ira de mi enemigo,
y tu derecha me salva.

El Señor completará sus favores conmigo:
Señor, tu misericordia es eterna,
no abandones la obra de tus manos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *