salmo 138 meirino fernandezNadie conoce tan bien -tu potencial, tu esencia, tu grandeza, eres únic@ e irrepetible,- como tu Padre-Madre Dios.
Te sondea, te conoce, penetra tus pensamientos, te mira con amor…., ¡qué maravilla! ¡Es real! ¡Es así! ¡Tal cual!
Te propongo repitas esta jaculatoria-mantra en el día de hoy: ¡Señor, tú me sondeas y me conoces!
Paz y bien. Buen día. Bendiciones.

SALMO 139-138, I

Señor, tú me sondeas y me conoces;
me conoces cuando me siento o me levanto,
de lejos penetras mis pensamientos;
distingues mi camino y mi descanso,
todas mis sendas te son familiares.

No ha llegado la palabra a mi lengua,
y ya, Señor, te la sabes toda.
Me estrechas detrás y delante,
me cubres con tu palma.
Tanto saber me sobrepasa,
es sublime, y no lo abarco.

¿Adónde iré lejos de tu aliento,
adónde escaparé de tu mirada?
Si escalo el cielo, allí estás tú;
si me acuesto en el abismo, allí te encuentro;

si vuelo hasta el margen de la aurora,
si emigro hasta el confín del mar,
allí me alcanzará tu izquierda,
me agarrará tu derecha.

Si digo: «Que al menos la tiniebla me encubra,
que la luz se haga noche en torno a mí»,
ni la tiniebla es oscura para ti,
la noche es clara como el día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.