Parque Iguazú, foto Adrián Nava

«Lo conozco bien». Si es verdad esta expresión, se puede transmutar por esta: «Lo amo», con todo lo que significa. Se ama lo que se conoce y se conoce en profundidad lo que se ama. Por eso qué paz, qué serenidad da recitar este salmo.
Noveno día  del Decenario al Espíritu Santo, haz clik aquí.
Jaculatoria- Mantra- Decreto: «Señor, tú me sondeas y me conoces«.
O esta, maravillosa: ¿a dónde iré lejos de tu aliento?

Salmo 139 (138) I

Señor, tú me sondeas y me conoces;
me conoces cuando me siento o me levanto,
de lejos penetras mis pensamientos
distingues mi camino y mi descanso,
todas mis sendas te son familiares.

No ha llegado la palabra a mi lengua,
y ya, Señor, te la sabes toda.
Me envuelves por doquier,
me cubres con tu mano.
Tanto saber me sobrepasa,
es sublime y no lo abarco.

¿Adónde iré lejos de tu aliento,
adónde escaparé de tu mirada? 
Si escalo el cielo, allí estás tú;
si me acuesto en el abismo, allí te encuentro;

si vuelo hasta el margen de la aurora,
si emigro hasta el confín del mar,
allí me alcanzará tu izquierda,
tu diestra llegará hasta mí.

Si digo: «Que al menos la tiniebla me encubra,
que la luz se haga noche en torno a mí», 
ni la tiniebla es oscura para ti, 
la noche es clara como el día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.