Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Seguimos con la segunda parte del salmo de ayer. Reconocemos que hay alguien que nos conoce tan bien, que incluso puede penetrar hasta las entrañas, hasta los sentimientos más profundos, hasta el corazón. Y ese Alguien, es Testigo de cómo se escribe todo, -lo que dices, lo que haces, lo que piensas…- punto por punto en el Libro de la Vida..
Décimo y último día  del Decenario al Espíritu Santo, haz clik aquí. Mañana fiesta del Espíritu Santo, Pentecostés.
Jaculatoria- Mantra- Decreto: «Tus ojos ven mis acciones, se escriben todas en el Libro de la Vida«.
Hasta mañana, paz y bien

Salmo 139 (138) II

Tú has creado mis entrañas,
me has tejido en el seno materno.
Te doy gracias,
porque me has escogido portentosamente,
porque son admirables tus obras;
conocías hasta el fondo de mi alma,
no desconocías mis huesos.

Cuando, en lo oculto, me iba formando,
y entretejiendo en lo profundo de la tierra,
tus ojos veían mis acciones,
se escribían todas en tu libro,
calculados estaban mis días
antes que llegase el primero.

¡Que incomparables encuentro tus designios,
Dios mío, qué inmenso es su conjunto!
Si me pongo a contarlos, son más que arena;
si los doy por terminados, aún me quedas tú.

Señor, sondéame y conoce mi corazón,
ponme a prueba y conoce mis sentimientos,
mira si mi camino se desvía,
guíame por el camino eterno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.