salmo140-gumersindo-meirinoParece un cuento de hadas que nadie se toma en serio. El que es justo y recto sale ganando. –Eso no se lo cree nadie– me comentaba un joven de unos veinte años.
Parece más bien lo contrario, el aprovechado, el vivo…, en este mundo sale ganando.
Quizás habría que hacer la experiencia a nivel íntimo personal. ¿Cómo te sientes en tu corazón cuando actúas rectamente, cuándo eres honrado-a?
Rectitud y honradez nos acercan a la luz, alejan el mal, la oscuridad. Hasta mañana, bendiciones.

SALMO 140-139

Líbrame, Señor, del hombre malvado,
cuídame de los hombres violentos,
que planean trampas en su corazón,
a diario provocan discordias.

Afilan la lengua como serpientes,
con veneno de víboras tras los labios.

Defiéndeme, Señor, de la mano perversa,
guárdame de los hombres violentos
que planean hacerme caer;
los soberbios me tienden lazos,
los villanos extienden una red,
me ponen trampas al borde del sendero.

Yo digo: oh Señor, tú eres mi Dios,
escucha, Señor, mis gritos de socorro.
Señor, dueño mío, mi fuerza salvadora,
protege mi cabeza el día del combate.

¡No secundes, Señor, los deseos del malvado,
no favorezcas sus proyectos, oh Excelso!

Cubra la cabeza de quienes me cercan
la iniquidad de sus labios.
Descarguen sobre ellos carbones encendidos,
caigan en el abismo, y no se levanten.
No arraigue en la tierra el deslenguado,
el mal persiga al violento hasta desterrarlo.

Sé que el Señor defiende al humilde,
hará justicia a los pobres.
Sí, los honrados darán gracias a tu Nombre,
los rectos habitarán en tu presencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.