salmo 143En la mañana hazme escuchar tu gracia. El salmista nos recuerda la necesidad de estar atentos a lo que pasa cada día. Detrás de lo ordinario, lo común, lo de cada día, late un misterio de amor que puede convertir tu existencia en una maravilla. No dejes de escuchar hoy los mensajes que te lleguen. Puedes repetir hoy este mantra-jaculatoria: ¡Señor hazme escuchar tu gracia!
Te propongo que sigas con (segundo día) del triduo de oración por la PAZ a la Virgen de Fátima, que se celebra el 13 de mayo. Haz clik aquí o también en la flecha … Seguir leyendo 
O el Decenario al Espíritu Santo, para ello haz clik aquí

SALMO 143-142,1-11

Señor, escucha mi oración;
tú, que eres fiel, atiende a mi súplica;
tú, que eres justo, escúchame.
No llames a juicio a tu siervo,
pues ningún hombre vivo es inocente frente a ti.

El enemigo me persigue a muerte,
empuja mi vida al sepulcro,
me confina a las tinieblas
como a los muertos ya olvidados.
Mi aliento desfallece,
mi corazón dentro de mí está yerto.

Recuerdo los tiempos antiguos,
medito todas tus acciones,
considero las obras de tus manos
y extiendo mis brazos hacia ti:
tengo sed de ti como tierra reseca.

Escúchame enseguida, Señor,
que me falta el aliento.
No me escondas tu rostro,
igual que a los que bajan a la fosa.

En la mañana hazme escuchar tu gracia,
ya que confío en ti.
Indícame el camino que he de seguir,
pues levanto mi alma a ti.

Líbrame del enemigo, Señor,
que me refugio en ti.
Enséñame a cumplir tu voluntad,
ya que tú eres mi Dios.
Tu espíritu, que es bueno,
me guíe por tierra llana.

Por tu nombre, Señor, consérvame vivo;
por tu clemencia, sácame de la angustia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *