Imagen Ruth Dacunda

La presencia de Dios en la vida, da confianza, seguridad.
Da un sentido distinto a los acontecimientos de cada jornada: de «combates», «peleas».., para interpretarlos  de forma renovada, distinta porque: «el hombre es igual que un soplo«…
Jaculatoria-mantra-decreto: «Extiende la mano desde arriba, defiéndeme«.
Hoy se celebra la fiesta de San Antonio de Padua, quizás el santo más famoso de la historia moderna, si lo quieres conocer mejor haz clic aquí.
Paz y bien.

Salmo 144 (143)

Bendito el señor, mi Roca,

que adiestra mis manos para el combate,
mis dedos para la pelea;

mi bienhechor, mi alcázar,
baluarte donde me pongo a salvo,
mi escudo y mi refugio,
que me somete los pueblos.

Señor, ¿qué es el hombre para que te fijes en él?
¿Qué los hijos de Adán para que pienses en ellos?
El hombre es igual que un soplo;
sus días, una sombra que pasa.

Señor, inclina tu cielo y desciende,
toca los montes, y echarán humo,
fulmina el rayo y dispérsalos,
dispara tus saetas y desbarátalos.

Extiende la mano desde arriba;
defiéndeme, líbrame de las aguas caudalosas,
de las manos de los extranjeros,
cuya boca dice falsedades,
cuya diestra jura en falso.

Dios mío, te cantaré un cántico nuevo,
tocaré para ti el arpa de diez cuerdas:
para ti que das la victoria a los reyes,
y salvas a David, tu siervo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.