Salmo 143 gumer meiriSólo con la ayuda de Dios podemos ir adelante en nuestras luchas cotidianas; solo con su ayuda podemos, como le pasó al rey de Israel, gobernar nuestra vida con sentido, frente a tantos malvados que nos intentan engañar.
¿Te sientes superado?
Te propongo que repitas este mantra-jaculatoria del salmos de hoy: ¡Señor extiende  tu mano desde arriba y líbrame de los enemigos mentirosos!. Y…, ¡adelante!
Recuerda que estás a tiempo de hacer el Decenario al Espíritu Santo, si quieres puedes hacer clik aquí o… Seguir leyendo .
Paz y bien, hasta mañana.

SALMO 144-143, I

Bendito el Señor, mi Roca,
que adiestra mis manos para el combate,
mis dedos para la pelea;

mi bienhechor, mi alcázar,
baluarte donde me pongo a salvo,
mi escudo y mi refugio,
que me somete los pueblos.

Señor, ¿qué es el hombre para que te fijes en él?;
¿qué los hijos de Adán para que pienses en ellos?
El hombre es igual que un soplo;
sus días, una sombra que pasa.

Señor, inclina tu cielo y desciende;
toca los montes, y echarán humo;
fulmina el rayo, y dispérsalos;
dispara tus saetas y desbarátalos.

Extiende la mano desde arriba:
defiéndeme, líbrame de las aguas caudalosas,
de la mano de los extranjeros,
cuya boca dice falsedades,
cuya diestra jura en falso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *