En las fachadas de los templos de Egipto y de Babilonia se grababan las condiciones necesarias para poder entrar en el recinto Sagrado. Aquí el salmista enumera once, que pueden servirte para hacer un examen de conciencia.
Ninguna hace referencia a aspectos externos, todas a aspectos morales e internos. “El que tiene intenciones leales“….., y te digo una cosa, al oído en confidencia: el que limpia su corazón, limpia su mente, camina ligero, suave, contento.
Puedes repetir esta jaculatoria-mantra- decreto: “Oh Dios purifica mi corazón para que pueda entrar en tu Casa
Feliz día. Hasta mañana. Bendiciones

SALMO 15-14

Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda
y habitar en tu monte santo?
El que procede honradamente
y practica la justicia,
el que tiene intenciones leales
y no calumnia con su lengua,

el que no hace mal a su prójimo
ni difama al vecino,
el que considera despreciable al impío
y honra a los que temen al Señor,

el que no retracta lo que juró
aun en daño propio,
el que no presta dinero a usura
ni acepta soborno contra el inocente.

El que así obra nunca fallará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.