Tandil, imagen de Natalia Guazzardi

La Justicia Divina, es «justa», valga la redundancia, es verdadera, es real…, retribuye la pureza de las manos, la fidelidad a los preceptos de la naturaleza, la integridad…, es Lámpara que alumbra en las tinieblas…
¿Me preguntas si andas por el buen camino? Te respondo….si hay luz, sí,; sino enciende Lámpara para regresar al Buen Camino.
Jaculatoria- Decreto- Mantra: Señor (Adonai), tú eres mi lámpara, tú alumbras mis tinieblas.
o también…
El Señor retribuyó la pureza de mis manos.

Salmo 17 III

El Señor retribuyó mi justicia,
retribuyó la pureza de mis manos,
porque seguí los caminos del Señor
y no me rebelé contra mi Dios;
porque tuve presentes sus mandamientos
y no me aparté de sus preceptos;

Le fui enteramente fiel,
guardándome de toda culpa;
el Señor retribuyó mi justicia,
la pureza de mis manos en su presencia.

Con el fiel, tú eres fiel;
con el íntegro, tú eres íntegro;
con el sincero, tú eres sincero;
con el astuto, tú eres sagaz.
Tú salvas al pueblo afligido
y humillas los ojos soberbios.

Señor, tú eres mi lámpara;
Dios mío, tú alumbras mis tinieblas.
Fiado en ti, me meto en la refriega;
fiado en mi Dios, asalto la muralla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.