Salmo real que nos trae a la memoria la escena en la que un hombre de poder mira a un preso que está a su lado atado, golpeado, humillado, despreciado… y le pregunta: «Entonces, ¿tú eres rey?» . El hombre con rostro ensangrentado, llamado Jesús, le responde: «Tú lo has dicho, yo soy rey, para eso he nacido, para ser rey«.
Los seres humanos tenemos corto alcance con nuestra vista, miramos poco y no claro…, Dios se ríe desde el Cielo…El envía seres especiales que nos iluminan, nos recuerdan nuestra esencia…
No olvides que no eres el centro del universo, que no eres imprescindible, y no se parara el mundo cuando tú y yo nos vayamos….Alguien gobierna y reina…
Jaculatoria- Mantra- Decreto: Pídemelo, te daré en herencia las naciones.

Salmo 2

¿Por qué se amotinan las naciones,
y los pueblos planean un fracaso?

Se alían los reyes de la tierra,
los príncipes conspiran
contra el Señor y contra su Mesías:
«rompamos sus coyundas,
sacudamos su yugo».

El que habita en el cielo sonríe,
el Señor se burla de ellos.
Luego les habla con ira,
los espanta con su cólera:
«yo mismo he establecido a mi Rey
en Sión, mi monte santo».

V
oy a proclamar el decreto del Señor;
El me ha dicho:
«Tú eres mi hijo:
yo te he engendrado hoy.

Pídemelo:
te daré en herencia las naciones,
en posesión, los confines de la tierra:
los gobernarás con cetro de hierro,
los quebrarás como jarro de loza».

Y ahora, reyes, sed sensatos;
escarmentad, los que regís la tierra:
servid al Señor con temor,
rendidle homenaje temblando;
no sea que se irrite, y vayáis a la ruina,
porque se inflama de pronto su ira.
¡Dichosos los que se refugian en él!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.