salmos-meirino-gumersindoEl ser humano necesita sentirse rey. ¿qué quiere decir esto? Quiere decir lo siguiente: lo humano se engrandece cuando hay orden, cuando hay objetivos claros, cuando sabe hacia dónde va y por dónde…., reina y triunfa sobre sus grande enemigos, el odio, la venganza, la envidia, la ira…,  entonces se convierte en rey. Pero un rey que sabe quién le ayuda a vencer a esos enemigos tan poderosos. No los temas, Dios bendice al rey, a ti, sé digno de este título, rey. Bendiciones, hasta mañana. Hoy se recuerda a un hombre valiente e intrépido llamado San Francisco Javier, para conoce más haz clik aquí.

SALMO 21 (20)

Señor, el rey festeja tu triunfo,
¡cuánto se alegra por tu victoria!

Le has concedido lo que desea su corazón,
no le has negado lo que pedían sus labios.
Te adelantaste a bendecirlo con bienes,
le has puesto en la cabeza una corona de oro.

Te pidió vida y se la concediste,
años que se prolongan sin término.
Grande es su prestigio por tu victoria,
le has conferido honor y majestad.

Le has concedido bendiciones incesantes,
lo colmas de gozo en tu presencia.
Porque el rey confía en el Señor,
con la gracia del Altísimo, no fracasará.

Que alcance tu izquierda a tus enemigos,
que tu derecha alcance a tus adversarios.

Los convertirás en un horno encendido
cuando asome tu rostro, Señor.
–Su enojo los devora, los consume el fuego–.

Borrarás su estirpe de la tierra,
a sus descendientes de entre los humanos.
Aunque tramen maldades contra ti
y urdan intrigas, nada conseguirán;
porque tú los harás huir
tensando el arco contra ellos.

Levántate, Señor, con tu fuerza:
¡Cantaremos y ensalzaremos tu poder!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *