Imagen de Laura Castro desde Findhorn -Escocia

Muchos símbolos profundos y bellos en este salmo. Si lo recitas con el corazón sentirás como una suave brisa en el alma, de aliento, de luz, de consuelo. Es como que en el camino de la vida alguien va contigo, guía tus pasos, ilumina tus sendas…Tu vida es abundancia, tu copa rebosa…
Jaculatoria- Mantra- Decreto: “Me unges la cabeza con perfume y mi copa rebosa

SALMO 22

El Señor es mi pastor,
nada me puede faltar.

Él me hace descansar en verdes praderas,
me conduce a las aguas tranquilas
y repara mis fuerzas;
me guía por el recto sendero,
por amor de su Nombre.

Aunque cruce por oscuras quebradas,
no temeré ningún mal,
porque tú estás conmigo:
tu vara y tu bastón me infunden confianza.

Tú preparas ante mí una mesa,
frente a mis enemigos;
unges con óleo mi cabeza
y mi copa rebosa.

Tu bondad y tu gracia me acompañan
a lo largo de mi vida;
y habitaré en la Casa del Señor,
por muy largo tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.