El dos de noviembre es día de oración por los fieles difuntos, por nuestros familiares, amigos, conocidos…., por los que fueron nuestros compañeros de peregrinar en el planeta tierra y ya no están con nosotros, ya volaron.
El salmo que les propongo esponja el alma, da paz y serenidad. Es recomendable rezarlo, en este día o cualquier día que oremos por los que se han ido, al menos tres veces; e incluso nueve veces. El banquete, como dice el salmo, está preparado. El mantra de estos días puede ser: Familiares, amigos y conocidos que han dejado este mundo, descansen en paz, amén-amén-amén.
Paz y bien. Bendiciones.
Mientras se acerca esa jornada, puedes hacer una oración de tres días por los difuntos haz clik aquí

Salmo 23-22

El Señor es mi pastor nada me falta
En verdes praderas me hace reposar,
me conduce a fuentes tranquilas
y recrea mis fuerzas.

Me guía el sendero adecuado
haciendo gala su oficio.

Aunque camine por lúgubres cañadas,
ningún mal temeré, porque tú vas conmigo;
tu vara y tu bastón me defienden.

Preparas ante mí una mesa
en presencia de mis enemigos;
me unges con perfume la cabeza,
y mi copa rebosa.

¡La bondad y el amor me escoltan
todos los días de mi vida!

Y habitaré en la casa del Señor
a lo largo de mis días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.