Imagen deoao.org

Un poema bello para llevar en el corazón durante el día.
Lo vamos dividir en dos partes:
En la primera, la de hoy,  el salmista muestra una gran confianza en Dios, a pesar de los múltiples y poderosos enemigos que le cercan, él se mantiene inalterable en la fe y en la seguridad de su fuerza ante ellos.
Jaculatoria: Mi corazón no teme.
O también: Entonces levantaré la cabeza.
Feliz jornada, bendiciones.
Escúchalo o Léelo:

También puedes hacer un triduo a San Antonio de Padua,  cuya fiesta es el 13 de junio, orando desde hoy el famoso RESPONSO DE SAN ANTONIO, para ello  haz clik aquí.

Salmo 26 A

El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
El Señor es la defensa de mi vida,
¿quién me hará temblar?

Cuando me asaltan los malvados
para devorar mi carne,
ellos, enemigos y adversarios,
tropiezan y caen.

Si un ejército acampa contra mí,
mi corazón no tiembla;
si me declaran la guerra,
me siento tranquilo.

Una cosa pido al Señor,
eso buscaré:
habitar en la casa del Señor
por los días de mi vida;
gozar de la dulzura del Señor
contemplando su templo.

Él me protegerá en su tienda
el día del peligro;
me esconderá en lo escondido de su morada,
me alzará sobre la roca;

Y así levantaré la cabeza
sobre el enemigo que me cerca;
en su tienda sacrificaré
sacrificios de aclamación:
cantaré y tocaré para el Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.