salmo 3 meirino gumersindoEl que ora a Dios, descubre que tiene «enemigos», «enemigos poderosos». Fíjense si lo son: la envidia, la maledicencia, los celos, la rabia, el rencor, la vanidad, la superstición….
Te espera una dura lucha, contra ellos. ¡Qué maravilla el salmo de hoy, Dios está de tu lado ninguno de esos enemigos poderosos puede nada contra ti! Puedes dormir tranquil@.
Te propongo para hoy esta jaculatoria-mantra: “Señor, tú eres mi escudo y mi gloria” o si quieres esta otra, «El Señor me sostiene«.
Hasta mañana. Paz y Bien

SALMO 3

Señor, tú eres mi escudo y mi gloria
Señor, ¡cuántos son mis enemigos,
cuántos los que se levantan contra mí!,
cuántos dicen de mí: ¡Ni siquiera Dios le ayuda!

Pero tú, Señor, eres un escudo en torno a mí,
mi gloria, tú me haces levantar cabeza.
Si a voz en grito clamo al Señor,
Él me escucha desde su monte santo.

Me acuesto, enseguida me duermo,
y me despierto, porque el Señor me sostiene.
No temeré las saetas de un ejército
desplegado alrededor contra mí.

¡Levántate, Señor, sálvame, Dios mío!
Abofetea a todos mis enemigos,
rompe los dientes de los malvados.

¡De ti, Señor, viene la salvación,
y la bendición para tu pueblo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.