Azalea imagen Araceli Viveros

Salmo alfabético que vamos a dividir en dos partes para poder saborearlo en el corazón.
En la primera  se alaba y agradece a Dios por todo lo que ha hecho porque «este pobre clamó y el Señor le escuchó». Cuando otros pasen por una experiencia similar descubrirán que Dios en persona está a su lado. El respeto a la voluntad Dios conlleva la abundancia divina. «El ángel del Señor acampa en torno a sus fieles…»
Decreto- Jaculatoria- Mantra: «el Señor (Adonai) lo escuchó, liberándolo de todas sus angustias«.

Salmo 33 A

A     Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca.
B    Yo me siento orgulloso del Señor:
que lo escuchen los humildes y se alegren.

C    Glorifiquen conmigo al Señor,
todos juntos alabemos su Nombre.
D    Consulté al Señor y me respondió
librándome de todos mis temores.

H    Mírenlo y quedarán radiantes,
sus rostros no se sonrojarán.
Z    Este pobre clamó y el Señor lo escuchó,
liberándolo de todas sus angustias.

H    El ángel del Señor acampa
en torno a sus fieles y los protege.
T    Gusten y vean qué bueno es el Señor:
¡Feliz quien se refugia en él!

Y    Respeten al Señor sus consagrados,
que nada les falta a quienes lo respetan.
K    Los ricos se empobrecen y pasan hambre,
los que buscan al Señor no carecen de bienes.

L    Vengan, hijos, escúchenme:
les enseñaré a respetar al Señor.

One thought on “Salmo 33 A, cada día uno de septiembre, liberándonos de las angustias

  1. Cuando leo el salmo, desaparecen las angustias creadas por mi mente, es como una bocanada de oxígeno, luego de no respirar por un momento …, gracias Gumersindo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.