Santa Marta- Colombia imagen Silvia Tabossi

Una vez más el salmo muestra la estrecha relación entre pecado y enfermedad y, subraya, en concreto la relación del pecado con la lengua… Advierte el peligro de «soltar la lengua» y entonces se llama al silencio…, pero en el silencio el corazón le ardía por dentro, entonces soltó la lengua…
Es de sabios saber cuándo guardar silencio, cuándo soltar la lengua y cómo…, es de sabios.
Decreto- Mantra- Jaculatoria: Señor, dame a conocer mi fin y cuál es la medida de mis años.

Salmo 38 A-

Yo me dije: vigilaré mi proceder,
para que no se me vaya la lengua;
pondré una mordaza a mi boca
mientras el impío esté presente.

Guardé silencio resignado,
no hablé con ligereza;
pero mi herida empeoró,
y el corazón me ardía por dentro;
pensándolo me requemaba,
hasta que solté la lengua.

Señor, dame a conocer mi fin
y cuál es la medida de mis años,
para que comprenda lo caduco que soy.

Me concediste un palmo de vida,
mis días son nada ante ti;
el hombre no dura más que un soplo,
el hombre pasa como pura sombra,
por un soplo se afana,
atesora sin saber para quién.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.