Hay varios temas en la primera parte de este salmo interesantes. Resaltemos hoy el tema de que el ser humano es dichoso cuando confía en Adonai (el Señor) y no se «extravía con engaños». Conectado con la voluntad de Dios está capacitado para ver «cuántas maravillas has hecho».
Mantra- Jaculatoria- Decreto: «Aquí estoy para hacer tu voluntad«.
Hasta mañana, paz y bien.

Salmo 39 A

Yo esperaba con ansia al Señor;
él se inclinó y escuchó mi grito:

me levantó de la fosa fatal,
de la charca fangosa;
afianzó mis pies sobre roca,
y aseguró mis pasos;

me puso en la boca un cántico nuevo,
un himno a nuestro Dios.
Muchos, al verlo, quedaron sobrecogidos
y confiaron en el Señor.

Dichoso el hombre que ha puesto
su confianza en el Señor,
y no acude a los idólatras,
que se extravían con engaños.

Cuántas maravillas has hecho,
Señor, Dios mío,
cuántos planes en favor nuestro;
nadie se te puede comparar.
Intento proclamarlas, decirlas,
pero superan todo número.

Tú no quieres sacrificios ni ofrendas,
y, en cambio, me abriste el oído;
no pides sacrificio expiatorio,
entonces yo digo: «Aquí estoy
-como está escrito en mi libro-
para hacer tu voluntad».

Dios mío, lo quiero,
y llevo tu ley en las entrañas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.