Atardecer en Posadas Argentina, imagen Rocío Abril

El salmo de ayer y el de hoy, hablan de la importancia del sueño, solo que el de hoy entona un canto de acción de gracias porque Dios salió en su ayuda le libró de todos los males, está contento agradece y se siente pleno y feliz.
En la noche, cuando el silencio es más profundo y penetrante, es un buen momento para la reflexión, para la meditación…
Jaculatoria- Mantra- Decreto: «Reflexionad en el silencio de vuestro lecho«.
Hasta mañana. Bendiciones.

Salmo 4

Escúchame cuando te invoco, Dios, defensor mío;
tú que en el aprieto me diste anchura,
ten piedad de mí y escucha mi oración.

Y vosotros, ¿hasta cuándo ultrajaréis mi honor,
amaréis la falsedad y buscaréis el engaño?
Sabedlo: el Señor hizo milagros en mi favor,
y el Señor me escuchará cuando lo invoque.

Temblad y no pequéis,
reflexionad en el silencio de vuestro lecho;
ofreced sacrificios legítimos
y confiad en el Señor.

Hay muchos que dicen: «¿Quién nos hará ver la dicha,
si la luz de tu rostro ha huido de nosotros?»

Pero tú, Señor, has puesto en mi corazón más alegría
que si abundara en trigo y en vino.

En paz me acuesto y en seguida me duermo,
porque tú sólo, Señor, me haces vivir tranquilo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *