Bella Vista. Maldonado. Uruguay Imagen Laura Lissa

Después de mirar el pasado glorioso, en la parte del salmo de ayer, hoy observa el presente, recuerda que está en el exilio, y es una situación horrorosa. Si en el pasado Dios actuaba, también es El en el presente el que actúa pero rechazándonos y entregándonos en manos del enemigo. Somos nosotros quienes pagamos el precio de nuestras acciones: burlas, afrentas, vergüenza…, por tu causa.
La respuesta vendrá con la tercera parte del salmo. Mientras podemos observar, sin dramatizar, flotando todas nuestras «calamidades» y «sentir» que tienen algún sentido profundo, desconocido para nuestra mente.
A partir del veintiuno en el hemisferio sur empieza la primavera, les invito a hacer este Ejercicio, pulsa aquí.
Para los del hemisferio norte, empieza el otoño, les invito a hacer este Ejercicio, pulsa aquí.
Hasta mañana, bendiciones.

Salmo 43 B

Ahora, en cambio, nos rechazas y nos avergüenzas,
y ya no sales, Señor, con nuestras tropas:
nos haces retroceder ante el enemigo,
y nuestro adversario nos saquea.

Nos entregas como ovejas a la matanza
y nos has dispersado por las naciones;
vendes a tu pueblo por nada,
no lo tasas muy alto.

Nos haces el escarnio de nuestros vecinos,
irrisión y burla de los que nos rodean;
nos has hecho el refrán de los gentiles,
nos hacen muecas las naciones.

Tengo siempre delante mi deshonra,
y la vergüenza me cubre la cara
al oír insultos e injurias,
al ver a mi rival y a mi enemigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.