Foto Karina Ajo
Foto Karina Ajo

Aplaudimos, cuando algo nos gusta y entusiasma. Al mismo tiempo, cuando no nos satisface puede que le critiquemos, hasta “sacarle la piel”…El salmista de hoy nos invita a a dar gloria, alabar, aplaudir…, a Dios, viendo sus obras maravillosas, analizando su presencia misteriosa y excelsa en la creación, en la historia. Al aplaudir y alabar a Dios y a sus obras reconocemos nuestra grandeza, de seres espirituales que nos movemos en el plano material bajo la mirada amorosa de Dios Padre y Madre. ¡Canta, Alaba, Agradece. Hasta mañana, paz y bien.

 

Salmo 47 46

¡Aplaudan, todos los pueblos,
aclamen a Dios con gritos de alegría!
Porque el Señor es altísimo y terrible,
emperador de toda la tierra.

Él nos somete los pueblos,
y nos sojuzga naciones.
Él nos eligió nuestra heredad,
orgullo de Jacob, su amado.

Dios asciende entre aclamaciones,
el Señor al son de trompeta.
Canten para Dios, canten,
canten para nuestro rey, canten,

porque es rey de toda la tierra:
canten para Dios con maestría.
Dios reina sobre las naciones,
Dios se sienta en su santo trono.

Príncipes paganos se reúnen
con el pueblo del Dios de Abrahán,
pues de Dios son los grandes de la tierra,
¡él es inmensamente excelso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *