Imagen Irupé Dacunda

El pleito con Dios empieza ahora en primer lugar por la  inutilidad de los sacrificios. A Dios no se le compra con limosnas, pequeñas ni grandes, ni con ofrendas, ni con oraciones…, Dios simplemente ya está de nuestra parte, por eso, cuando nos presentamos ante Él, la mejor forma es la Alabanza. ¿Salen de tu boca alabanzas?
Dos jaculatorias- mantras- decretos a elegir:
Invócame el día del peligro: yo te libraré, y tú me darás gloria.
O este:
Ofrece a Dios un sacrificio de alabanza.
Bendiciones, hasta mañana.
Una buena forma de alabar es celebrando con alegría la fiesta de los Arcángeles Miguel, Rafael, GabrielPulsa aquí.

Salmo 49 B

«Escucha, pueblo mío, que voy a hablarte;
Israel, voy a dar testimonio contra ti;
–yo, el Señor, tu Dios–.

No te reprocho tus sacrificios,
pues siempre están tus holocaustos ante mí.
Pero no aceptaré un becerro de tu casa,
ni un cabrito de tus rebaños;

pues las fieras de la selva son mías,
y hay miles de bestias en mis montes;
conozco todos los pájaros del cielo,
tengo a mano cuanto se agita en los campos.

Si tuviera hambre, no te lo diría;
pues el orbe y cuanto lo llena es mío.
¿Comeré yo carne de toros,
beberé sangre de cabritos?

Ofrece a Dios un sacrificio de alabanza,
cumple tus votos al Altísimo
e invócame el día del peligro:
yo te libraré, y tú me darás gloria.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.