En el salmo de hoy sigue los improperios y la desgracia que parece seguir a este justo. Pero aquí hace hincapié que incluso es traicionado y vilipendiado por sus amigo. Así somos, el mundo está lleno de dolor, de traiciones…, algunos hablan, dicen cosas lindas pero su corazón vomita odio…, no eres ajeno a que te pase alguna vez…, ten en cuenta que detrás de todo hay una Mano más fuerte y poderosa, si tienes confianza, si pones tu parte, sales adelante…,
Te propongo esta jaculatoria- mantra- decreto: «El me sostendrá»

Salmo 55 (54) II

Si fuera mi enemigo el que me agravia,
podría soportarlo;
si mi adversario se alzara contra mí,
me ocultaría de él.

¡Pero eres tú, un hombre de mi condición,
mi amigo y confidente,
con quien vivía en dulce intimidad:
juntos íbamos entre la multitud
a la Casa del Señor!

Que la muerte los sorprenda,
que bajen vivos al Abismo,
porque dentro de sus moradas
sólo existe la maldad.

Yo, en cambio, invoco al Señor,
y él me salvará.
De tarde, de mañana, al mediodía,
gimo y me lamento,
pero él escuchará mi clamor.

Él puso a salvo mi vida;
se acercó cuando eran muy numerosos
los que estaban contra mí.

Dios, que reina desde siempre,
los oyó y los humilló.
Porque ellos no se corrigen
ni temen a Dios;
alzan las manos contra sus aliados
y violan los pactos.

Su boca es más blanda que la manteca,
pero su corazón desea la guerra;
sus palabras son más suaves que el aceite,
pero hieren como espadas.

Confía tu suerte al Señor,
y él te sostendrá:
nunca permitirá que el justo perezca.

Y tú, Dios mío, los precipitarás
en la fosa más profunda.
Los hombres sanguinarios y traidores
no llegarán ni a la mitad de sus días.
Yo, en cambio, confío en ti, Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.