California, imagen Augusto Galarza

Lamentación y súplica individual que insiste en los terribles enemigos…con imágenes simbólicas: perros vagabundos y famélicos que babean con la boca abierta, sus colmillos afilados relucen como «espadas»…, así son los enemigos que no se retirarán hasta que no sacien su sed de sangre.  Pero en la ciudad se alza una fortaleza, un alcázar en el que ser humano bueno se puede refugiar en los momentos de peligro. Porque Dios es fortaleza y alcázar.
Jaculatoria- Mantra- Decreto: Tú, oh Dios, eres mi alcázar.
Hasta mañana, paz y bien.

Salmo 58

Oración pidiendo la protección de Dios contra los enemigos 

Líbrame de mi enemigo, Dios mío;
protégeme de mis agresores,
líbrame de los malhechores,
sálvame de los hombres sanguinarios.

Mira que me están acechando,
y me acosan los poderosos:
sin que yo haya pecado ni faltado, Señor,
sin culpa mía, avanzan para acometerme.

Despierta, ven a mi encuentro, mira:
tú, el Señor de los ejércitos,
el Dios de Israel.

Estoy velando contigo, fuerza mía,
porque tú, ¡Oh Dios!, eres mi alcázar.

Que tu favor se adelante, ¡oh Dios!,
y me haga ver la derrota del enemigo.

Pero yo cantaré tu fuerza,
por la mañana aclamaré tu misericordia;
porque has sido mi alcázar
y mi refugio en el peligro.

Y tocaré en tu honor, fuerza mía,
porque tú, ¡oh Dios!, eres mi alcázar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.