Imagen de Ruth Dacunda

La oración se eleva por encima de las nubes desde el confín de la tierra para un doble pedido: por una parte que Dios sea Roca y Refugio y por otra que lo acoja en su templo a la sombra de sus alas. (véase la foto del salmo…)  El pasado es garantía para el presente, que vaya siempre acompañado de dos fuerte escoltas: Fidelidad y Lealtad. Termina con un alabanza.
Jaculatoria- Mantra- Decreto: Refugiado a la sombra de tus alas.
Hoy es día de la Hispanidad, día de la Raza, con motivo de la advocación de la Virgen del Pilar.
Seguimos orando por la Paz, con la Señora de Fátima, haciendo clik aquí.
Paz y bien. Bendiciones.

Salmo 60
Oración de un desterrado

Dios mío, escucha mi clamor,
atiende a mi súplica;
te invoco desde el confín de la tierra
con el corazón abatido:

Llévame a una roca inaccesible,
porque tú eres mi refugio
y mi bastión contra el enemigo.

Habitaré siempre en tu morada,
refugiado al amparo de tus alas;
porque tú, oh Dios, escucharás mis votos
y me darás la heredad de los que veneran tu nombre.

Añade días a los días del rey,
que sus años alcancen varias generaciones;
que reine siempre en presencia de Dios,
que tu gracia y tu lealtad le hagan guardia.

Yo tañeré siempre en tu honor,
e iré cumpliendo mis votos día tras día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.