gumersindo meirino salmo 63¿Has tenido alguna vez hambre? ¿Hambre en serio? ¿Qué estarías dispuesto a dar, a perder…, por un trozo de pan?
¿Has sentido alguna vez sed? ¿Sed en serio? ¿Qué estarías dispuesto a dejar, a dar, a perder…., por un vaso de agua?
Por otra parte, es posible, que hoy, tú-yo bebamos un vaso de agua y no lo hagamos conscientes y agradecidos. Que tu-yo comamos un trozo de pan y no lo hagamos agradecidos y conscientes…, ¿es posible?
Puedes repetir hoy como jaculatoria-mantra la frase del salmista, es hermosa:¡Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo!
Paz y Bien. Bendiciones. Hasta mañana.

SALMO 63-62, 1-9

¡Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo!,
mi alma está sedienta de ti;
mi carne tiene ansia de ti,
como tierra reseca, agostada, sin agua.

¡Cómo te contemplaba en el santuario
viendo tu fuerza y tu gloria!
Tu gracia vale más que la vida,
te alabarán mis labios.

Toda mi vida te bendeciré
y alzaré las manos invocándote.
Me saciaré como de enjundia y de manteca,
y mis labios te alabarán jubilosos.

En el lecho me acuerdo de ti
y velando medito en ti,
porque fuiste mi auxilio,
y a la sombra de tus alas canto con júbilo;
mi alma está unida a ti,
y tu diestra me sostiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.