Imagen Augusto Galarza desde California

Dios gobierna el universo. Al reconocer este hecho llega la alegría. Esta es contagiosa y hace que todos los pueblos salten de gozo.
Otro signo de bendición es la cosecha y otro motivo de gran gozo.
Estos son los principales motivos que provocan la repetición de ese himno, que merece ser cantado y que puede ser tu mantra- decreto- jaculatoria de hoy:
¡Oh  Dios!, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben.
Hasta mañana, paz y alegría.

Salmo 66

El Señor tenga piedad y nos bendiga,
ilumine su rostro sobre nosotros;
conozca la tierra tus caminos,
todos los pueblos tu salvación.

¡Oh Dios!, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.

Que canten de alegría las naciones,
porque riges al mundo con justicia,
riges los pueblos con rectitud
y gobiernas las naciones de la tierra.

¡Oh Dios!, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.

La tierra ha dado su fruto,
nos bendice el Señor, nuestro Dios.
Que Dios nos bendiga, que le teman
hasta los confines del orbe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.