salmo 71 gumersindo meiriñoEl que tiene poder, en este caso el rey de Israel, ha de ser justo, ha de traer la paz, ha de ser humilde… Tienes poderes, tú también eres poderoso. El poder no es malo en sí mismo pero sí se puede transformar en perverso, dependiendo en cómo se ejercita.
Sé justo y misericordioso, como tu Padre Dios, es justo y misericordioso, de esta manera colaboras en que se implante el Reino de Paz en el mundo. Puedes repetir este mantra-jaculatoria, tomado de este salmo: “Que florezca la justicia y la paz hasta que falte la luna“.
Bendiciones, hasta mañana.

SALMO 72-71 I

Dios mío, confía tu juicio al rey,
tu justicia al hijo de reyes,
para que rija a tu pueblo con justicia,
a tus humildes con rectitud.

Que los montes traigan paz,
y los collados justicia;
que él defienda a los humildes del pueblo,
socorra a los hijos del pobre
y quebrante al explotador.

Que dure tanto como el sol,
como la luna, de edad en edad;
que baje como lluvia sobre el césped,
como llovizna que empapa la tierra.

Que en sus días florezca la justicia
y la paz hasta que falte la luna;
que domine de mar a mar,
del Gran Río al confín de la tierra.

Que en su presencia se inclinen sus rivales;
que sus enemigos muerdan el polvo;
que los reyes de Tarsis y de las islas
le paguen tributo.

Que los reyes de Saba y de Arabia
le ofrezcan sus dones;
que se postren ante él todos los reyes,
y que todos los pueblos le sirvan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.