salmo 71 gumersindo meiriñoEn esta parte del salmo se hace referencia a un tiempo de bonanza, de abundancia, de prosperidad, que se atribuyen a la llegada del Rey Mesías. Algunos piden mucho cuando las cosas se han torcido y luego se olvida de dar gracia. El agradecido recibe cada día más. El desagradecido recibe pero su gran recompensa cae en saco roto. Y toda acción de gracias termina en un canto de alabanza, por esto te invito a que recibas agradecido las bendiciones que hoy vienen para ti para tu vida, abre tu corazón a ellas y que repitas esta jaculatoria-mantra tomada del salmo: “¡Bendito sea Dios, bendito sea su santo Nombre. Amén Amén Amén!
Paz y bien, hasta mañana.

Salmo 72-71 II

Él librará al pobre que clamaba,
al afligido que no tenía protector;
él se apiadará del pobre y del indigente,
y salvará la vida de los pobres;
él rescatará sus vidas de la violencia,
su sangre será preciosa a sus ojos.

Que viva y que le traigan el oro de Saba;
que recen por él continuamente
y lo bendigan todo el día.

Que haya trigo abundante en los campos,
y susurre en lo alto de los montes;
que den fruto como el Líbano,
y broten las espigas como hierba del campo.

Que su nombre sea eterno,
y su fama dure como el sol;
que él sea la bendición de todos los pueblos,
y lo proclamen dichoso todas las razas de la tierra.

Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
el único que hace maravillas;
bendito por siempre su nombre glorioso;
que su gloria llene la tierra.
¡Amén, amén!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.