Río Paraná- Ctes, imagen Karina Ajo

Esta es la gran pregunta que se hacen muchos humanos. ¿Merece la pena ser bueno, hacer el bien? Y si es así…, ¿por qué prospera el malvado? Por eso en ocasiones el inocente puede tener envidia…
Al salmista estas situaciones casi le confunden…¿a ti…, también?
Puedes empezar hoy el Tríduo por los Fieles Difuntos, cuya celebración se aproxima haciendo clik aquí.
Jaculatoria- Decreto- Mantra: ¿Qué bueno es … Adonai (el Señor) para los limpios de corazón!
Estos días, de Fieles Difuntos, te propongo ver, o volver a ver, este film, que te ayudará a ver los Fieles Difuntos desde otra perspectiva, se titula COCO, haz clik aquí.
Paz y Alegría para los limpios de corazón…, para ti.

Salmo 72 A

¡Qué bueno es Dios para el justo,
el Señor para los limpios de corazón!

Pero yo por poco doy un mal paso,
casi resbalaron mis pisadas:
porque envidiaba a los perversos,
viendo prosperar a los malvados.

Para ellos no hay sinsabores,
están sanos y engreídos;
no pasan las fatigas humanas
ni sufren como los demás.

Por eso su collar es el orgullo,
y los cubre un vestido de violencia;
de las carnes les rezuma la maldad,
el corazón les rebosa de malas ideas.

Insultan y hablan mal,
y desde lo alto amenazan con la opresión.
Su boca se atreve con el cielo,
y su lengua recorre la tierra.

Por eso mi pueblo se vuelve a ellos
y se bebe sus palabras.
Ellos dicen: «¿Es que Dios lo va a saber,
se va a enterar el Altísimo?»
Así son los malvados:
siempre seguros, acumulan riquezas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.