salmo 72 meiriño gumersindo ¿Merece la pena portarse bien, ser bueno? El malo parece que lleva las de ganar siempre…, esto respondió Nora cuando leyó el salmo: hete aquí, que a la LARGA, lo que debe importarnos es que DIOS, nos toma de la Mano DERECHA, Nos Guía según sus planes y nos lleva a un Destino Glorioso! !POR ESO ES SIEMPRE APOYO DE NUESTRO CORAZÓN Y NUESTRA HERENCIA!!!
ESTE SALMO ES MUY IMPORTANTE. Para meditar este problema cotidiano y presente en todos los seres HUMANOS!! !

Te invito a repetir esta jaculatoria-mantra tomada del salmo: «¡Señor tómame de la mano derecha y guíame según tus planes!.
Paz y bien. Bendiciones.

Salmo 73-72

Qué bueno es Dios, oh Israel,
para los limpios de corazón!
Pero yo a punto estuve de tropezar,
mis piernas casi llegaron a vacilar,
porque envidiaba a los perversos
viendo prosperar a los malvados.

Para ellos no hay sinsabores,
sano y robusto está su cuerpo;
no pasan las fatigas de los mortales
ni son vejados por los humanos.
Y es que su collar es el orgullo

y se visten un traje de violencia.
Sus ojos brillan de felicidad,
de presunción desborda su corazón.

Insultan, hablan con malicia,
altivamente hablan de opresión.
Su boca se eleva contra el cielo
y su lengua se pasea por la tierra.

Por eso mi pueblo va tras ellos
y bebe copiosamente de sus aguas.
Dicen: ¿va a saberlo Dios,
se va a enterar el Altísimo?

Así son los malvados,
que, despreocupados del Eterno,
aumentan sus riquezas.

Entonces, ¿purifiqué en vano mi corazón
y me lavé las manos como inocente,
aguanté afrentas todo el día
y fui castigado cada mañana?

Si hubiera dicho: Hablaré como ellos,
habría traicionado el linaje de tus hijos.

Meditaba yo para entenderlo,
pero me resultaba muy difícil.
Hasta que entré en el santuario de Dios
y comprendí el destino de ellos.

Es verdad: los pones en el resbaladero,
y los empujas a la ruina;
¡Qué pronto se convierten en horror
y acaban consumidos de espanto!

Como un ensueño al despertar, Señor,
al levantarte desprecias su figura.
Cuando mi corazón se amargaba,
cuando me torturaba en mi interior,
yo era un necio y un ignorante,
era sólo un animal ante ti.

Pero yo siempre estaré contigo:
me tomas de la mano derecha,
me guías según tus planes
y me llevas a un destino glorioso.

¿A quién tengo yo en el cielo?
Contigo nada deseo en la tierra.
Aunque se consumen mi carne y mi corazón,
Dios es siempre el apoyo
de mi corazón y mi herencia.

Sí, los que se alejan de ti se pierden,
destruyes a los que te son infieles.
Pero mi bien es estar junto a Dios,
hacer de mi Dueño, el Señor, mi refugio
y contar todas tus acciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.