Foto Laura Lissa

Hermosa esta tercera parte del salmo. Muchas enseñanzas y orientaciones. Léelo despacio, si quieres incluso entero, acudiendo a las dos primeras partes que están publicadas ya, para terminar con alguna de estas jaculatorias- mantras- decretos: «Yo siempre estaré contigo»
o quizás esta: » tomas mi mano derecha y me guías según tus planes«;
o incluso, esta: «Para mí lo bueno es estar junto a Dios«.
Casi nada, bendiciones, hasta mañana.

Salmo 73 (72) III

Cuando mi corazón se agriaba
y me punzaba mi interior,
yo era un necio y un ignorante,
yo era un animal ante ti.

Pero yo siempre estaré contigo,
tú tomas mi mano derecha,
me guías según tus planes,
y me llevas a un destino glorioso.

¿No te tengo a ti en el cielo?
y contigo, ¿qué me importa la tierra?
Se consumen mi corazón y mi carne
por Dios, mi herencia eterna.

Sí: los que se alejan de ti se pierden;
tú destruyes a los que te son infieles.

Para mí lo bueno es estar junto a Dios,
hacer del Señor mi refugio,
y proclamar todas tus acciones
en las puertas de Sión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.