Foto Grace Montiel Cataratas Iguazú

Continúa el salmista repasando la historia de su pueblo, el pacto hecho con Jahvé. Mientras Jahvé cumplía siempre su parte, el pueblo muchas veces lo rompía unilateralmente. Pero Dios siempre les daba una nueva oportunidad, enviaba personas de corazón noble para reconducir la historia.
Jaculatoria- mantra- decreto: Los pastoreó con corazón íntegro, los guió con mano experta
Hasta mañana, paz y bien

SALMO 78-77 II

Mientras los mataba, lo buscaban,
se convertían y volvían a Dios;
recordaban que Dios era su Roca,
el Dios Altísimo, su Redentor.

Lo adulaban con la boca,
le mentían con la lengua;
su corazón no fue leal con él
ni fueron fieles a su alianza.

Él, en cambio, enternecido,
perdonaba la culpa y no los destruía;
muchas veces reprimió su enojo
y no excitaba todo su furor
recordando que eran carne,
un aliento que se va y no retorna.

¡Cómo se rebelaron en el desierto!
¡Cuánto lo irritaron en la estepa!
Volvían a tentar a Dios,
irritando al Santo de Israel,
sin acordarse de aquella mano
que un día los libró de la opresión,
cuando hizo signos en Egipto
y portentos en la campiña de Soán.

Él convirtió sus canales en sangre
y sus arroyos, para que no bebieran;
les mandó tábanos que los picasen
y ranas que los destruyesen;
entregó a la langosta su cosecha,
a saltamontes el fruto de su afán;

asoló con granizo sus viñedos
y sus sicómoros con la escarcha;
entregó sus ganados al pedrisco
y sus rebaños a los rayos;
descargó sobre ellos su ira ardiente,
su enojo, su furor, su indignación:
una delegación de siniestros mensajeros,
para prepararle el camino.

No salvó su vida de la muerte,
entregó sus vidas a la peste.
Hirió a los primogénitos en Egipto,
primicias del vigor en las tiendas de Cam.

Sacó como un rebaño a su pueblo,
los guió como un hato por el desierto;
los condujo seguros, sin alarmas,
mientras el mar cubría a sus enemigos.

Los llevó a su santa montaña,
al monte que su diestra conquistó.
Expulsó ante ellos a los pueblos,
a cordel les asignó su heredad,
instaló en sus tiendas a las tribus de Israel.

Pero ellos, rebeldes, tentaron al Dios Altísimo,
y no guardaron sus preceptos;
desertaron, traidores como sus padres,
se torcieron como un arco mal tensado:
lo irritaron con sus altozanos,
con sus ídolos excitaron sus celos.

Lo oyó Dios y se indignó,
el Grande rechazó a Israel.
Abandonó su morada de Siló,
la tienda plantada entre los humanos.

Entregó su fortaleza a los conquistadores
y su ornato a la mano del adversario.
Dejó su pueblo a merced de la espada,
indignado con su heredad.

El fuego devoró a sus valientes,
y las doncellas no tuvieron cantos nupciales;
sus sacerdotes caían a espada
y las viudas no cantaron lamentos fúnebres.

Se despertó como de un sueño el Señor,
como soldado aturdido por el vino.
Hirió al enemigo por la espalda
los dejó humillados para siempre.

Rechazó la tienda de José
y no eligió a la tribu de Efraín;
eligió a la tribu de Judá
y el monte Sión, su preferido.
Se construyó un santuario como el cielo,
lo cimentó para siempre como la tierra.

Eligió a David, su siervo,
sacándolo de los apriscos del rebaño;
de andar tras las ovejas lo llevó
a pastorear a Jacob, su pueblo,
a Israel, su heredad.
Los pastoreó con corazón íntegro,
los guió con mano experta.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.