Iguazú, foto Grace Montiel

Jerusalem, la ciudad de Sión, era en el Antiguo Testamento el lugar donde habitaba Dios. Se la llamaba la Ciudad de la Paz. Los seres humanos somos paradójicos y la hemos convertido durante estos siglos, quizás en la ciudad con más guerras de la historia…, los misterios de Dios….
La paz nace de una lucha sin cuartel contra tus enemigos interiores: la envidia, la ira, la pereza, la desidia, la soberbia, el orgullo, el desaliento…, Tu corazón es la ciudad de la Paz, la ciudad de Sión, el lugar donde vive Dios, pero muchas veces está en plena batalla, ¿o no?…
Jaculatoria-mantra- decreto: “Todas mis fuentes están en ti
Hasta mañana, paz y bien.

Salmo 87 (86)

El la ha cimentado sobre el monte santo;
y el Señor prefiere las puertas de Sión
a todas las moradas de Jacob.

¡Qué pregón tan glorioso para ti,
ciudad de Dios!
«Contaré a Egipto y a Babilonia
entre mis fieles;
filisteos, tirios y etíopes
han nacido allí».

Se dirá de Sión: «Uno por uno
todos han nacido en ella;
el Altísimo en persona la ha fundado».

El Señor escribirá en el registro de los pueblos:
«Éste ha nacido allí».
Y cantarán mientras danzan:
«Todas mis fuentes están en ti».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.