clouds-3526558_960_720Las aguas tormentosas de los ríos, las cascadas… son ruidosas, peligrosas, arrasan con todo… Así son las emociones fuertes no controladas en el ser humano…, pero Dios gobierna las aguas, las sobrevuela; el Señor es, según el salmista, «más potente que las aguas caudalosas y el oleaje del mar…»
Puedes repetir hoy con el salmista, este mantra-jaculatoria: La voz de Dios es más potente que las aguas caudalosas.
Hasta mañana, bendiciones.

SALMO 93-92

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.