Cataratas Iguazú, foto Grace Montiel

El universo tiene un orden, un sentido, una armonía…, cuando parece que se rompe los ruidos son estruendosos, terribles…, por eso descubrir que detrás de todo está Dios alienta a cantar, ya lo decía el salmo de ayer, a dar gracias y porqué no -y puede ser el mantra- jaculatoria- decreto-, decir con el salmista: «Tocad la cítara para Adonai, el Señor«. Es lo mismo que decir, toca, canta, alégrate…
Paz y bien, hasta mañana.

Salmo 98 (97)

Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas:
su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo.

El Señor da a conocer su victoria,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel.

Los confines de la tierra han contemplado
la victoria de nuestro Dios.
Aclama al Señor, tierra entera,
gritad, vitoread, tocad:

tocad la cítara para el Señor,
suenen los instrumentos:
con clarines y al son de trompetas
aclamad al Rey y Señor.

Retumbe el mar y cuanto contiene,
la tierra y cuantos la habitan;
aplaudan los ríos, aclamen los montes
al Señor, que llega para regir la tierra.

Regirá el orbe con justicia
y los pueblos con rectitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.