salmo118-meirino-gumerLas pruebas, en la vida terrena siempre las hay, son para superarlas y en todo caso, cuando no se superan, son para aprender. No tengas miedo a ellas son parte de la existencia y te ayudan, a crecer a seguir evolucionando. No te quejes, simplemente recuerda quién te creó y quieén es tu consuelo en el momento en el que parece que desfallecen las fuerzas. Feliz día, hasta mañana, bendiciones

SALMO 119 (118) K

K     81Mi vida desfallece por tu salvación,
espero en tu palabra.
82Mis ojos languidecen por tu promesa:
¿cuándo me consolarás?

83Aunque era como un odre ahumado,
no olvidaba tus leyes.
84¿Cuántos serán aún los años de tu siervo?
¿Cuándo juzgarás a mis perseguidores?

85Me han cavado una fosa los soberbios,
que no están de acuerdo con tu ley.
86Todos tus mandatos son verdaderos;
sin causa me persiguen, socórreme.

87Casi me eliminaron de la tierra,
pero no abandoné tus decretos.
88Por tu amor dame vida
y guardaré la instrucción de tu boca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *