magos-de-oriente

Epifanía o fiesta de los Reyes Magos. Epifanía es la manifestación ante todos los seres humanos, ante el Universo de la grandeza de Dios en el nacimiento de un niño, llamado Jesús, al que los profetas le llamaban “Príncipe de la Paz”.
A saludar al recién nacido, con unos presentes: oro, incienso y mirra, llegaron Magos de Oriente o Reyes Magos,  que reconocen en el recién nacido al Maestro, Guía de la humanidad.
Dios se manifiesta, se comunica. Hoy está atento a las estrellas que surcan en el cielo, escucha las voces que se alzan a tu alrededor, mira con atención a los ojos de todas las personas con las que te encuentras…., detrás de ellos está la presencia de Dios.
Los Magos siguiendo una estrella fueron capaces de descubrir, detrás del nacimiento de un niño, rodeado de sus padres, en esa escena cotidiana, normal, lo que era ese niño, el “Príncipe de la Paz.
No pases distraído ante los misterios de la Vida, reconócelos, admíralos, agradécelos.
Hoy al menos en la fiesta de la Epifanía. Mira que llega la Luz, no camines más en la oscuridad, abre los ojos, porque todos los hijos de la Luz se reúnen para celebrar.
Que los Reyes Magos sean generosos contigo.
Feliz día. Feliz Epifanía

Isaías, 60, 1-6

¡Levántate, resplandece, porque llega tu luz
y la gloria del Señor brilla sobre ti!

Porque las tinieblas cubren la tierra
y una densa oscuridad, a las naciones,
pero sobre ti brillará el Señor
y su gloria aparecerá sobre ti.

Las naciones caminarán a tu luz
y los reyes, al esplendor de tu aurora.

Mira a tu alrededor y observa:
todos se han reunido y vienen hacia ti;
tus hijos llegan desde lejos
y tus hijas son llevadas en brazos.

Al ver esto, estarás radiante,
palpitará y se ensanchará tu corazón,
porque se volcarán sobre ti los tesoros del mar
y las riquezas de las naciones llegarán hasta ti.

Te cubrirá una multitud de camellos,
de dromedarios de Madián y de Efá.

Todos ellos vendrán desde Sabá,
trayendo oro e incienso,
y pregonarán las alabanzas del Señor.